UNAS PALABRAS QUE CAMBIARON MI VIDA

La primera vez que visité a mi psiquiatra presa de mi ansiedad, después de unos meses tratando de auto-controlar estos síntomas tan horribles que no me dejaban vivir, estuve como una hora hablando con ella. Le expuse todos mis síntomas, mis miedos, le exterioricé todo el mundo de tinieblas en el que me encontraba. Cuando salí de allí mi pareja estaba esperando fuera y la doctora salió a acompañarme a estar con el , entre otras cosas porque no podía estar un minuto sola. Entonces la Doctora le dijo q mi marido pero mirándome a mi a los ojos “No te preocupes que saldrá de esta”. Yo llevaba en mi sobre mis recetas, Esertia de 15mg y Trankimazin de 1mg, y a volver en un mes a ver como me encontraba.
A día de hoy se que lo que me curó no fue lo que llevaba en ese sobre, si no  el poder de las palabras que escuché en ese momento.
Mi evolución gracias al tratamiento y a el trabajo psico-emocional de introspección a manos de  mi terapeuta fue verdaderamente espectacular. En sólo 6 meses pude dejar toda la medicación. Mi psiquiatra estaba fascinada con mi evolución y se ha implicado muchísimo con el tema de mi libro, brindándome su apoyo incondicional y ayuda.
El día de la presentación de mi libro, tuve el honor de compartir mesa con ella, ya que me prologó el acto y además me prologa la segunda edición de mi libro. Cuando salimos de la presentación me hizo una confesión, me dijo, que la primera vez que me vio, pensó que nunca saldría de la ansiedad tan aguda que tenia, que pensaba que mejoraría pero que nunca llegaría a superarlo y llevar una vida normal como la que llevo hoy.
En ese momento me di cuenta, de que si estas palabras me las hubiese dicho en ese momento, todo habría sido bien distinto. Yo creí que me iba a curar y por eso me curé. Si hubiese sabido que probablemente no iba a hacerlo me hubiese acomodado en esa situación como algo normal en mi vida y me hubiese quedado estancada ahí.
Es por eso por lo que me horrorizan los diagnósticos, decir que la ansiedad es una enfermedad crónica, cuando para empezar no es una enfermedad, si no un trastorno, y decir que es crónico cuando todo trastorno es algo transitorio.
Muchos médicos y psicólogos, diagnostican, tachan y etiquetan a personas condenándoles para toda la vida.
Hay médicos y psicólogos que como mi doctora, son optimistas, no diagnostican, no te tachan y etiquetan…yo no supe de mi diagnóstico hasta que no lo descubrí por mi misma estudiando sobre la ansiedad. Hay especialistas optimistas, que piensan que siempre hay algo por hacer.
Si alguien os ha dicho que vuestra ansiedad es una enfermedad crónica, que sepáis que os han mentido. Vuestra ansiedad es un trastorno psico-somático que está reflejando un estado emocional que estáis sufriendo. Y los estados emocionales siempre se pueden cambiar. Podeis mejoraros, podéis curaros.
No os acomodéis en el camino del conformismo, no os conforméis con la etiqueta de enfermos porque eso será lo que obtendréis.
Elegid el camino de la auto-superación, de el aprendizaje, de la consciencia…y de la auto-escucha…y sobre todo elegid bien en manos de quién os ponéis….porque unas simples palabras. Podrán cambiar el rumbo de vuestras vidas.